browser icon
You are using an insecure version of your web browser. Please update your browser!
Using an outdated browser makes your computer unsafe. For a safer, faster, more enjoyable user experience, please update your browser today or try a newer browser.

Craving en las Adicciones (1)

 

El craving (término anglosajón) se ha definido como un “deseo irresistible de consumir una determinada sustancia” (Tiffany, 1990); otra definición más exacta sería que el craving es “la motivación de autoadministrarse una sustancia psicoactiva que previamente ha sido consumida” (Markou et al., 1993), dicho concepto se define en función de tres características, las cuales constituyen un proceso…

  • Subjetivo: sólo podemos conocerlo a partir de la definición que hace cada sujeto.

  • Motivacional: mueve a realizar una conducta.

  • Prospectivo: implica anticipar la obtención de unos resultados positivos.

Craving en las adiccionesEl craving, se trata de un fenómeno dinámico, que varía de unas personas a otras y que incluso en una misma persona es diferente según la situación y el tiempo de evolución de la dependencia. Constituye uno de los principales obstáculos para el mantenimiento de la abstinencia una vez que ésta se ha conseguido. Su existencia es ampliamente aceptada por clínicos e investigadores, aunque a pesar de ello no hay un acuerdo completo en su definición y etiología.

El craving surgió a partir de observar cómo muchas personas drogodependientes continuaban consumiendo droga a lo largo del tiempo, aún a pesar de hacer tremendos esfuerzos por dejar de tomarla; Lo que llevó a pensar que la razón que empuja a una persona a realizar de forma compulsiva estas conductas autodestructivas, debe ser, la existencia de un deseo incontrolable e irresistible de consumir esa sustancia de la que es dependiente.

El estudio del craving desde los diferentes modelos existentes ha dado lugar a distintas perspectivas de abordaje; siendo coincidentes en el estudio de determinados conceptos relacionados con el aprendizaje, los factores cognitivos o los factores biológicos. La no existencia de un modelo único que lo explique en su totalidad, hace tales modelos explicativos se limiten a características parciales del fenómeno.

Diferencia entre síndrome de abstinencia y craving:

El craving aparece pronto tras la abstinencia y puede mantenerse durante un largo periodo de tiempo; mientras que el síndrome de abstinencia tiene una duración más limitada en el tiempo. Por ejemplo, en el caso del tabaco, el fumador puede experimentar craving pocos minutos después de haber apagado el último cigarrillo o tras años de abstinencia (Conklin, Clayton, Tiffany, & Shiffman, 2004).

El craving varía a lo largo del día, aumentando en las primeras horas de la tarde (Teneggi et al., 2002). Por su parte el síndrome de abstinencia tiene un curso temporal bien definido, suele aparecer entre las 24 y 48 horas y finaliza a las 3 o 4 semanas.

Otros datos señalan que el síndrome de abstinencia es producido únicamente por la abstinencia, mientras que el craving puede ser inducido por estímulos relacionados con la sustancia, por estados emocionales y por la abstinencia (Glautier & Tiffany, 1995).

En el ámbito de las adicciones se considera que el craving tiene una gran influencia en el mantenimiento de las conductas adictivas, siendo el responsable (Tiffany, 1990; Sánchez et al., 2002):

  • Del uso compulsivo de la droga.

  • De las dificultades asociadas al período de abstinencia.

  • Y del alto nivel de recaídas que sigue a cualquier tipo de tratamiento de las adicciones.

Tipos de craving (Beck y cols. 1999):

1. Respuesta a los síntomas de la abstinencia: Cuando sucede la disminución del grado de satisfacción que encuentran en el uso de la droga, pero el incremento de sensación de malestar interno cuando deja de tomar la droga.

2. Respuesta a la falta de placer: Cuando sucede el aburrimiento o no tengan habilidades para encontrar formas prosociales de divertirse, por lo cual desea mejorar su estado de ánimo “auto medicándose”

3. Respuesta “condicionada” a las señales asociadas con drogas: Cuando los pacientes asocian estímulos neutros (una esquina determinada de una calle, un número telefónico, un nombre, etc.) condicionados por una intensa recompensa obtenida de la utilización de drogas que inducen un craving automático.

4. Respuesta a los deseos hedónicos: Cuando el paciente combina una experiencia natural placentera con el uso de drogas (por ejemplo, cuando combina el sexo y drogas) que hace que se asocien, desarrollando un inicio de craving al realizar la actividad natural sin el uso de drogas por que el placer experimentado de estas experiencias no es comparable cuando se combina con la droga.

Tratamiento psicológico

El objetivo en el tratamiento debe ser detectar, analizar, afrontar y manejar los deseos de consumo, ya que estos desaparecen aunque no se produzca el consumo, es decir, romper la relación de causalidad entre craving y recaída.

El terapeuta debe reconocer y comprender los cravings de su paciente, sus tipos, sus elementos esenciales y su naturaleza, así como, empatizar con el mismo para poder determinar la mejor estrategia para este manejo. Para lo cual es importante que el sujeto entienda el craving, para lo cual el paciente debe darse cuenta de que “experimentar cierto grado de ansiedad es normal y muy común. Sentir que esta ansiedad no significa que algo está mal o que el paciente realmente desea consumir drogas otra vez.” (NIDA, 1999,) De igual forma, debe describir o detectar el craving, para lo que puede ser útil el empleo de autorregistros, así como preguntar ¿Cómo es su craving?, ¿Cuánto le afecta?, ¿Cuánto tiempo dura? ¿Qué es lo que hace o trata de hacer para manejar el craving?, etc.

Estrategias

- Análisis funcional: registro y análisis de las situaciones en las que se produce el craving.

- Evitación, control de estímulos, mediante:

Detención o parada el pensamiento. Esta estrategia consiste en la interrupción y modificación, por medio de la sustitución, de los pensamientos asociados al craving. La detención del pensamiento incluye concentrarse en los pensamientos no deseados y, después de un corto período de tiempo, detener y vaciar la mente.

Normalmente se utiliza la orden de “Alto”, “Basta” o un ruido fuerte para interrumpir los pensamientos desagradables. Se ha comprobado que los pensamientos negativos y de miedo preceden invariablemente a emociones del mismo tipo. Si se pueden controlar los pensamientos, los niveles de estrés, en general, pueden reducirse de forma importante. 

Técnicas de distracción: realización de actividades alternativas, derivación atencional.

Tienen como objetivo distraer al sujeto ante pensamientos y sentimientos relacionados con el craving. Es decir, que “cambien su enfoque atencional de interno a externo, para que disminuyan sus deseos” (Sánchez, 2002) La distracción puede consistir en que el terapeuta indique, con un previo acuerdo en función de las actividades de distracción de relevancia y agrado para el paciente, lo siguiente:

  • Centrar la atención en los elementos del ambiente verbalizandolos, siendo lo más detallista posible (por ejemplo, “en este restaurante hay nueve mesas con manteles rojos, las paredes son de color rosa claro con una ventana cada tres mesas y una terraza. Hay una señor que…);

  • evitar el ambiente (por ejemplo, alejarse de un bar, esquina o lugar de consumo. Puede ir a visitar un amigo, a dar un paseo, etc.);

  • realizar actividades domésticas, ejercicio (por ejemplo, salir a correr, realizar determinado número de abdominales, etc.)

Estas distracciones se pueden combinar y complementar según las particularidades del paciente y de su craving. Así mismo, es importante evaluar la necesidad de combinar una estrategia de distracción con un ejercicio de relajación para reducir la ansiedad en casos necesarios.

Share